El cuento de Margot

Vamos Margot, repíteme la historia que estabas rfiriéndole a María; ya veo que te la sabes de memoria y debes enseñármela hija mía.


-La sé por que yo misma la compuse.
-¿Cómo?-Repuse-¿Te has vuelto a los seis años literata?
-Literata no, pero hago cuentos.
-No temas que tal gusto te reproche
-Al ver a mis hermanos tan contentos yo les compongo un cuento cada noche
-¿Y cómo dice el que contando estabas?
-Es muy triste Papá ¿qué no la oíste?
-No, sólo vi que lloraban y llorabas.
-Si, es muy triste, todos lloramos... imagínate un niño abandonado, de grandes ojos, de viveza lleno, como mi hermano Juan, ni más ni menos. Imagínate una noche larga y fría, de muda soledad sin luz alguna y este niño muriendo en agonía...
-¿En las heladas losas?
-¡Si, en la acera, es decir, en la calle! ¡Que amargura!
Hubo alguien que pasando lo creyera, un olvidado cesto de basura. Yo lo vi, bajé mis brazos queriendo darle material ternura, me lo llevé a mi cama y entre plumones lo hice dormir caliente y sosegado.
¿Cómo hubo en este mundo corazones capaces de dejarlo abandonado?
¡Ah! Yo sé por mi libro de lecturas que estudio en mis mayores regocijos, que ni los tigres en la selva oscura, dejan abandonados a sus hijos, ¡Pobrecito! yo sé su mal profundo, lo cuido como madre a toda pena


Y llorando Margot mostró el muñeco que en cierta noche se encontró en la calle...
Anónimo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es hermosa, de donde la sacaste. la pintura de la poesía creo tener algo de información.

Chapits dijo...

Es una poesía que mi hermana solía recitarme cuando era niña, la verdad no sé el autor. Sobre la pintura es una de las Obras de Arte de Nahia Landaluce.

Cinica dijo...

Que Encanto *-*

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.