El mago callejero - chiste

Un pobre mago subió a un autobús que iba llenísimo, en plena hora pico, cuando toda la gente cansada se dirigía a sus respectivas casas.
El mago exclama:
-Señoras y señores ... muy buenas tardes, para amenizar su viaje, me voy a permitir
hacerles magia.
Ninguna persona le hacía caso al mago mientras aparecía un ramo de flores
¡¡¡Taraaaannnnn!!! y nadie lo pela.
Después hace un truco con pañuelos, y lo mismo, uno de cartas???como nadie peló al merolico, este se enfurece y les dice:
-¡Bueno cabrones voy a hacer que se eleve éste autobús...! ¡1, 2, 3! !!!ZAZ¡¡¡
Y entonces el autobús que se eleva seis metros.
Toda la gente asustada le grita: - ¡¡¡Bájalo, bájalo por favor!!!
-¿No que no me creían cabrones?? ¿¿¿Aaaah, verdad???
-Si quieren que baje el autobús, soplen todos -les dijo el mago-.
Toda la gente empezó a soplar y el autobús empezó a descender.
La gente estaba emocionada y le pidieron otro truco al ahora magazo.
Les dice muy entusiasmado viendo a un viejito que va con su viejita al lado:
-Voy a hacer que a este viejito se le pare la pirinola... ¡1, 2, 3! !!!ZAZ¡¡¡
y andale, que se le para la pirinola al viejito!
Los pasajeros exclamaron: -
¡¡¡Ooohhh magazo, magazo, eres grande magazo!!!
Y la viejita muy apurada grita:
¡¡¡Y chingue a su madre el que sople !!!
Se ha producido un error en este gadget.